Muere Maradona a los 60 años

El astro del fútbol argentino, campeón del mundo en 1986 fue operado recientemente por un problema cerebrovascular

Diego Armando Maradona, de 60 años de edad, ha fallecido este miércoles en Argentina, según han informado varios medios locales, al sufrir un paro cardiaco.

El astro de la selección albiceleste, campeón del Mundo en 1986, había sido operado hace unos días por un problema cerebrovascular.

Considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, Diego Armando Maradona (Buenos Aires, 30 de octubre de 1960), exjugador de Boca Juniors, Barcelona y Nápoles, entre otros equipos, dirigía desde 2019 a Gimnasia de La Plata, equipo de la Primera División de Argentina.

Además de la Copa del Mundo, como jugador de club conquistó la Copa del Rey con el Barcelona (1983), así como dos títulos de la Serie A italiana (1987 y 1990)y una Copa UEFA (1989) con el Nápoles, ciudad en la que era un ídolo.

Los excesos y controversias siempre acompañaron la vida privada de una figura legendaria en la historia del fútbol.

Diego Maradona, había sido operado a principios de este mes de un hematoma subdural que se le detectó durante un chequeo general, tras haber sido internado el lunes por estar anémico, deshidratado y con un bajón anímico.

Fue una intervención que realizó el doctor Leopoldo Luque en la Clínica Olivos de Buenos Aires.

La vida de Maradona estuvo empañada por los excesos extradeportivos. Pero nadie puede negar la calidad del argentino más internacional.

Días después del Mundial de Sudáfrica 2010, en el que Argentina terminó en el quinto puesto eliminada por Alemania en cuartos de final (4-0), la Federación Argentina (AFA) exigió a Maradona que diera de baja a sus más inmediatos colaboradores como condición para renovarle el contrato, lo cual no aceptó.

«El 10», como le llaman los aficionados, dio su primer paso hacia el estrellato el 20 de octubre de 1976, cuando debutó en la Primera División del fútbol de su país con el Argentinos Juniors diez días antes de cumplir los 16 años.

‘Pelusa’ o ‘Pelusita’ era el apodo de aquel pequeño ilusionista que, hasta pocas semanas antes del debut soñado entretenía a los espectadores durante el descanso de los partidos que disputaba el equipo profesional del club, haciendo piruetas con un balón que nunca dejaba botar en el suelo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: