SABERES Y SABORES | Los signos de los tiempos… “Volvamos a comenzar”

0

Ante todos estos acontecimientos que la humanidad y el mundo están viviendo al parecer se pretende que nazcan menos y mueran más, con toda la maldad que, durante siempre, pero desde hace ya varias décadas, hemos estado viviendo, es un signo significativo de una voz que clama “Volvamos a recomenzar”.

El Creador en su infinita bondad ha permitido que la humanidad vaya aprendiendo la lección y vuelva a comenzar una vida nueva, de ahí que desde mi humilde postura quiero arengar. Que es un género de la oratoria que consiste en enaltecer los ánimos para que juntos reflexionemos y se tomen acciones concretas según el caso.

Ha llegado el momento de que nos demos cuenta de que hay situaciones, circunstancias que deben ser ajustadas y en algunos casos de que nuestra misma persona debe/puede cambiar o regenerarse.

Regenerar es una noción que procede de regeneratio, un término latino. Se trata del proceso y el resultado de lograr que algo recupere su forma o estado, realizar un tratamiento para que un material pueda reutilizarse, dejar de lado una conducta dañina e iniciar una vida nueva. ¡Basta ya de tanta maldad!

Se da el nombre de signo a lo que por relación natural o por convención da a conocer el pensamiento o la voluntad de una persona, la verdad de una cosa; también hay que aprender a adaptarse a los tiempos que se están viviendo y para ello existen signos naturales, acontecimientos que hablan por sí solos, primeramente por la trascendencia de su acción, signo de poder y de represión.

Es así como se alimenta sabiamente el hombre y el pueblo, con el recuerdo de los signos pasados y el don de los signos presentes, como lo que estamos viviendo, quieren suscitar un cambio con el anuncio de los signos futuros.

La memoria del hombre pasa por toda la historia de la humanidad: la primera, la segunda guerra mundial y todas las guerras, sistemas, revoluciones, reformas, la caída del muro de Berlín, que fue un acontecimiento esencial en la historia de la humanidad que marcó la caída de la cortina de hierro, y todos los acontecimientos están marcados por signos para que el hombre reconozca y aprenda la lección de aquello que es correcto y lo que no lo es según el juicio.

Para aprender la lección no se necesita repetirla y repetirla. Ahora hay que entrar en un tiempo de cambio: “Volvamos a comenzar”, donde la humanidad tendrá que ir cambiando algunas actitudes que hasta hoy no le han funcionado, por ejemplo: ser más pacientes, solidarios, precavidos, generosos, entre otras, y dejar sus falsos orgullos y banalidades, algunas veces estos cambios serán voluntarios otras, aunque no lo quieras, la vida te triturará con dolor, para que te des cuenta de quién eres y llegues al conocimiento de saber quién es él Creador y te convenzas de que es necesario: cambiar, mejorar, ajustar o volver a recomenzar. Algunos lamentablemente no alcanzan a realizarlo, ni siquiera tendrán tiempo para tomar la iniciativa e iniciar.

El objetivo del cambio es la reconstrucción del tejido social, ambiente en el que hemos nacido y estamos viviendo. Hay que describir, ordenar los lados políticos, culturales y sociales de esta época, para que faciliten el desarrollo integral de la humanidad, sin sometimientos de poder, ni atributos personales y territoriales; para lograr todo esto y más, es necesario que haya un cambio personal, un ajuste familiar, una purificación eclesial y un cambio gubernamental en todos los niveles.

Regresemos a la fuente, la caridad, el amor manifestado en la ayuda mutua, este amor se difunde en nosotros y nos mueve a participar en él, no sólo amando a los nuestros, sino viviendo en una intensa comunión de intercambio con los demás y de reciprocidad, un amor ciertamente afectivo, de aprecio, de cariño, pero también efectivo con los más necesitados, considerando que no son los necesitados, los pobres, los que tienen que venir a nosotros, somos nosotros los que tenemos que ir a ellos, con amor y decisión.

Hoy te invito a reflexionar para que te des cuenta de este signo que te habla al corazón y a esta voz que te dice:

¡Volvamos a comenzar!

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: