Marapez | LBM, con los días contados

0

Los constantes problemas que se han generado en la Liga de Balompié Mexicano llegó a oídos de la Confederación de Asociaciones Independientes de Futbol (CONIFA), que ya advirtió al ente azteca que solucione esas situaciones o será excluida de ese organismo.
Francamente algo así se veía llegar. La Liga de Balompié Mexicano fue creada ni en tiempo ni en forma, por lo que hoy ante tanto escándalo, deserciones y ceses de equipos está próxima a extinguirse.
Los directivos de la LBM creyeron que porque el futbol es un pastel que alcanza para todos podrían hacer su negocio, pero lamentablemente escogieron malos tiempos para ello y hoy lo están pagando porque prácticamente sus días están contados.
Reconozco que la idea de una liga alterna fue muy buena. Razones hay varias, una por ejemplo y la principal, que abrieron fuentes de trabajo a aquellos jugadores que por algunas razones ya no tienen cabida en la Liga MX.
Pero eligieron un tiempo malo provocado por la pandemia del Covid-19. Prácticamente colocaron una soga al cuello a los empresarios que invertirían porque no había futuro ni en lo deportivo ni en lo económico.
Era lógico que con estas situaciones no había probabilidades de éxito, sin embargo así se aventaron, pero hoy por eso están pagando las consecuencias.
El proyecto sería iniciado con 20 equipos, aunque por problemas de los equipos arrancaron con 18 y pero conforme pasaron las jornadas se fue reduciendo la tabla hasta llegar a 10.
Ayer la liga dio a conocer en redes sociales que marginaba a los equipos Acaxees de Durango, Los Cabos FC y San José, así como al Club Veracruzano de Futbol Tiburón, esto a raíz de los incumplimientos salariales de los equipos con sus jugadores.
Aunque todo apunta que el destino de la LBM va directo a un inminente final, sus directivos se aferran a seguir en un proyecto que, aunque fue positivo, no tuvo las bases firmes ni cimientos sólidos que pudieran mantenerla de pie ante cualquier vendaval que enfrentaría, como el que hoy nos ocupa.
Por cierto que ayer la LBM excluyó a los escualos y a otros tres equipos del torneo, pero al parecer al ente futbolero se le vendría el mundo encima porque podría haber denuncias en su contra por las decisiones que tomó de expulsarlos.
Víctor Montiel, presidente de la LBM y Carlos Salcido, presidente de la Primera División del mismo organismo no la tienen nada sencillo, de hecho, todo apunta que deberán resolver algunos problemas que amenazan con venir en los tribunales. ¿O no?

Gris panorama se les presenta a Carlos Salcido y Víctor Montiel. Foto tomada de redes sociales.
0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *