Autor: Hugo Valdemar* AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS