Marapez | Un Cruz Azul secuestrado

0

Es triste ver la situación que viven en Cruz Azul. El club está lleno de escándalos, desde no conseguir un título desde aquel Invierno 1997 hasta verse involucrado su presidente Guillermo Álvarez Cuevas en un desfalco de 43 mil millones de pesos.

Y a esto se le suman otras cosas como las finales perdidas, unas de manera extraña y las indisciplinas de sus jugadores como en la que recientemente se vio envuelto el uruguayo Jonathan Rodríguez, quien supuestamente previo al encuentro ante los Camoteros del Puebla fue a una fiesta, mostrándose en un video con la ropa de concentración del club cementero. Eso seguramente le costará su estancia en el plantel por lo que ya equipos de China lo pretenden y podría terminar jugando en aquel país asiático.

Y lo peor fue lo de “Billy”, Álvarez, quien fungió como presidente desde 1988 hasta diciembre de 2020 fue señalado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

“Billy” Álvarez continúa prófugo. Fotos tomadas de redes sociales.

Afirman que su desfalco es de 43 mil millones de pesos, cantidad que según expertos serviría para comprar a todos los equipos que participan en la Liga MX y hasta sobraría una “cacherota”. De hecho tanto “Billy” como Víctor Garcés continúan prófugos de la justicia, incluso la Interpol lo anda buscando en 195 países.

Con todo respeto creo que quienes llevan las riendas del club están equivocando el rumbo y eso no es nuevo, data de aquel diciembre de 1997 cuando ganaron su último campeonato de liga. 23 largos años que se han convertido en una toda una eternidad para unos aficionados que campaña tras campaña se ilusionan con ver a Cruz Azul levantar otra vez el trofeo de monarca, pero al final sucede lo mismo, sólo queda desilusión, frustración, el dolor y tal vez el coraje de consumar otro fracaso.

También se comenta que el promotor Carlos Hurtado ha hecho y deshecho a su antojo en el equipo, colocando a jugadores y entrenadores, que por supuesto también él maneja, no sólo en Cruz Azul sino en todo el balompié nacional.

Sinceramente con todo lo sucedido no podría etiquetar al club como “embrujado” o que una maldición pesa sobre él, sino que la mayoría de directivos que han desfilado por allí no vieron ni ven los intereses del equipo, sino los propios.

Hoy el huracán no hay para cuándo se termine en la otrora Máquina Celeste, la Tricampeona, pues las derrotas e indisciplinas ya comenzaron por lo que el panorama es más negro y sombrío que halagador.

La verdad que lo único que puedo pensar de este club es que todos han hecho lo que han querido con él, ya hasta se parecen a muchos presidentes y gobernadores del país y de muchos estados que los han saqueado, humillado, exhibidos y maniatados. “Mesmamente” así es en Cruz Azul. ¿O no?.

Jonathan Rodrígue fue grabado en una fiesta con el uniforme del equipo.

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: