MIRA POLÍTICA | Omisión

0

DE LA CAEV … Con la sobreexplotación que se evidenció al prácticamente desecarse la laguna de “El Farallón” en el municipio de Actopan, la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) se ha mantenido en el más bajo de los perfiles, agazapada, al igual que el Consejo del Sistema Veracruzano del Agua (CSVA) y por supuesto sus respectivos integrantes, pues al igual que sus antecesores, desde hace varios sexenios, han sido omisos para atender esta gran responsabilidad que son los cuerpos de agua de competencia estatal.
La dependencia del gobierno federal, Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), hoy representada en el estado de Veracruz por el biólogo Pablo Robles Barajas, fue determinante al deslindar a la federación de este asunto de “El Farallón”, pues la laguna no tiene conexión al mar.
Por ello, al ser de competencia estatal, la atención en el caso de la laguna de “El Farallón” le corresponde a la Comisión del Agua del estado de Veracruz, hoy dirigida por el arquitecto Félix Jorge Ladrón de Guevara Benítez, quien como dicen los hombres del campo “ni pio dice”, porque no sabe que decir al respecto.
Y no sabe qué decir, porque simple y sencillamente la Ley 21, de Aguas del estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, que data del 2001 y ha sido actualizada al paso de los años, no contempla en sus 153 artículos, lo relativo a permisos y autorizaciones para el aprovechamiento del líquido en los cuerpos de agua estatales, como en el caso de “El Farallón”.
Vaya, ni siquiera existen los formatos oficiales para ello, mucho menos un procedimiento para atender aquellos casos en que les soliciten el aprovechamiento de un cuerpo de agua estatal.
¿Saben ustedes amables lectores cuántas veces aparece la palabra “lagunas” en la Ley de Aguas del estado de Veracruz?, cuatro, solo cuatro veces y son para referirse a la injerencia o competencia de la CAEV en este tema.
En ninguna de las 40 páginas de esta Ley se establece algo sobre los permisos o autorizaciones para el aprovechamiento del agua en las lagunas de competencia estatal, por la simple y sencilla razón de que aquellos que han estado en la CAEV en las últimas décadas, han sido omisos a este respecto – por no decirlo alvaradeñamente- porque están más dedicados al tema de las plantas de tratamiento de aguas residuales, las potabilizadoras y descargas a sistemas sanitarios. Eso si deja.
Por años, que conste, la CAEV ha sido omisa para atender integralmente la problemática de las lagunas que son de competencia estatal, por lo que esta administración, la del arquitecto Félix Jorge Ladrón de Guevara Benítez, tiene ante sí la oportunidad histórica de promover la adecuación, actualización o modernización de la Ley de Aguas del estado de Veracruz, para que no se repita la sucedido en la laguna “El Farallón”, donde sin protección alguna se abusó de su aprovechamiento, lo cual aunado a la sequía provocó que lamentablemente se secara. En la misma situación están otras donde constructores o desarrolladores como se hacen llamar ahora esperan los terrenos para construir en ellos.

TOMA TODO … Lo que si contempla la Ley 21 de Aguas del estado de Veracruz, es que en caso de que la laguna “El Farallón” se seque totalmente, perdiéndose ese cuerpo de agua, los terrenos pasarán a ser propiedad del Gobierno estatal y por ende de la CAEV, tal y como se establece en el Artículo 129, donde se especifica que “Cuando por causas naturales ocurra un cambio definitivo en el curso de una corriente propiedad del estado, éste adquirirá, por ese sólo hecho, la propiedad del nuevo cauce y de su zona de protección”.
Por lo cual amables lectores, los terrenos de la laguna de “El Farallón” pasarán a ser propiedad del gobierno veracruzano de desecarse totalmente, ¿qué tal?
Por ello insistimos, hoy la CAEV, el gobierno del estado de Veracruz y sus respectivos asesores, tienen la oportunidad histórica de actualizar la Ley de Aguas del estado para que no se repitan los “Farallonasos”.

¿ME ESTÁN OYENDO? … Al igual que lo están haciendo otros partidos políticos, el de Acción Nacional (PAN), cayó en más de lo mismo con la designación de sus candidatos a diputados locales por la vía plurinominal, o sea aquellos que sin hacer campaña y hasta con el mínimo número de votos estarán en la bancada panista de la LXVI Legislatura veracruzana.
El primero de la lista es Enrique Cambranis Torres, cuatísimo de Javier Duarte de Ochoa con quien hizo buenas migas, seguido de Nora Jessica Lagunes Jáuregui, a quien señalan de tener su lado morenista, en tanto que el tercero es el también diputado local Bingen Rementería Molina, hijo de Julen Rementería.
Estos tres que como se mencionó son actualmente diputados en la LXV Legislatura estatal, seguirán en el Congreso del estado, otros años más.
Quienes casi seguramente se quedarán con el bat al hombro, son los yunistas Verónica Pulido Herrera y Sergio Hernández Hernández, pues fueron ubicados en las posiciones seis y siete, que difícilmente alcanzan curul.
En la posición ocho fue designada la ex diputada local Ana Cristina Ledezma López, quien como los otros yunistas se quedarían en el “lástima Margarito” para integrar la LXVI Legislatura Veracruzana.

COMENTARIOS O SUGERENCIAS … guadalupehmar@yahoo.com o bien @guadalupehmar

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *